Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!

LA CONCIENCIA DE SER UNA SOLA CARNE

Se trata de un tema de gran interés para las parejas de esposos: es un tema muy antiguo y también muy nuevo. Es antiguo porque ya aparece en la primera página de la S. Escritura: la consigna propuesta por el Creador a la primera pareja de la historia: “los dos se harán una sola carne” (Gén. 2,24). Es también muy nuevo porque solo en la primera mitad del siglo XX algunos filósofos del lenguaje (M. Nédoncelle, M, Buber, P. Laín Entralgo) comenzaron a plantear este tema: los pronombres personales YO – TÚ conducen al NOSOTROS: Yo te amo, Tú me amas, NOSOTROS nos amamos. La pareja conyugal construye el NOSOTROS DEL AMOR.

El mismo Concilio Vaticano II  intuyó también esta realidad: “… los cónyuges se esforzarán de común acuerdo y común esfuerzo por formarse un juicio recto…” (GS. n. 50). “los propios cónyuges hechos a imagen de Dios (…) vivan unidos con el mismo cariño, modo idéntico de pensar y mutua santidad (GS. n. 52). Posteriormente, San Juan Pablo II en la Exhortación Apostólica postsinodal Familiaris consortio afirmó: “conviene tener presente que en la intimidad conyugal están implicadas las voluntades de dos personas, llamadas sin embargo a una armonía de mentalidad y de comportamiento. Esto exige no poca paciencia, simpatía y tiempo” (. 34).


Las mismas parejas de novios entrevén que este proyecto de vida de ‘ser una sola carne’ urge iniciar el proceso de crecimiento cuando se dicen uno a otro: “hoy te amo más que ayer, pero 
menos que mañana”. La misma S. Escritura emplea tres verbos en futuro para presentar este proyecto de vida: “el varón dejará a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y se harán los dos una sola carne”. Es un proyecto a realizar durante la existencia de la pareja humana.

Cuando este proyecto no se pone en marcha dentro de la pareja viene entonces el dominio del macho y la sumisión de la mujer, hablan de lo mío y de lo tuyo (no de lo nuestro), y la pareja termina por derrumbarse. De ahí la importancia de inculcar, promover, formar y cultivar en la pareja este proyecto de SER UNA SOLA CARNE: esto exige, como decía el Concilio Vaticano II “común acuerdo  y común esfuerzo”; como decía San Juan Pablo II, “no poca paciencia, simpatía y tiempo”.


Para mas informacion, visite: Iglesias Domesticas

CELEBRACIÓN GUADALUPANA, CELEBRACIÓN FAMILIAR

Durante estos días de Adviento, la Iglesia universal se llena de gozo a través de dos celebraciones marianas previas al nacimiento de Jesús: La Fiesta a la Inmaculada Concepción (diciembre 8) y a Nuestra Señora de Guadalupe (diciembre 12).

Esta fiesta guadalupana, que nuestros hermanos mexicanos han propagado desde la Basílica y Santuario de Guadalupe ubicado en el cerro del Tepeyac  hasta los confines del mundo, lleva consigo una serie de tradiciones que como católicos y especialmente como hispanos, nos debemos de sentir orgullosos, ya que gracias a la figura de la “Virgen Morenita” recordamos nuestras raíces (de dónde venimos, nuestros antepasados indígenas, los platos típicos) entendemos que la gracia de Dios es para todos (no solamente para el rico o religioso, sino también para el pobre o aquel con poca formación doctrinal), comprendemos que para Dios no hay cosas imposibles (florecieron rosas de castilla en invierno) pero sobre todo, vivimos esta fiesta en familia (abuelos, padres, hijos y familiares se congregan bajo un mismo fin).

Nos queremos detener es esta última tradición porque nos parece importante resaltar que la familia hispana -concretamente en los Estados Unidos-  sin importar su origen cultural sigue participando de esta CELEBRACIÓN EN FAMILIA, superando en algunos Estados las inclemencias del frio o  la Nieve; sigue participando de esta CELEBRACIÓN EN FAMILIA, a pesar del cansancio que depara el trabajo duro de todo un día; sigue participando de esta CELEBRACION EN FAMILIA, padres que viven esta fecha con mucha piedad al conocer un poco más el significado y la importancia que tiene para su cultura esta fiesta, junto a sus hijos que siendo americanos (la mayoría de ellos) aprenden y fortalecen esta tradición para el futuro. Siguen participando de eta CELEBRACION EN FAMILIA, porque es  un motivo más para compartir a través de un delicioso plato lo que tenemos, y hacer comunidad por medio de la piedad y la tradición popular, impulso y luz en la Nueva Evangelización.

Familia, los invitamos a continuar haciendo de esta Fiesta Guadalupana, una de las grandes celebraiones parroquiales, ya que a través de ella podemos buscar el mejor pretexto para entender que en el extranjero no existen diferencias de banderas, puesto que como hispanos, formamos una sola comunidad.

 Así, “Desde entonces para el hispano, ser guadalupano es algo esencial”


Que Nuestra Madre del cielo, siga intercediendo por cada una de las familias, haciendo de los imposible, posible para la Gloria de Dios.

Para mas informacion, visite: Iglesias Domesticas   

Aprovecha el tiempo con su familia?

La existencia de dos horarios diferentes, el horario de verano y el de invierno, se realiza para aprovechar  la  luz solar y al mismo tiempo  ahorrar  energía eléctrica. La primera vez que se aplicó fue durante la I Guerra Mundial, luego se olvidó y se volvió a aplicar desde la crisis del petróleo de 1973; a partir de allí algunos países siguen modificando su horario oficial, para aprovechar mejor la luz solar, de forma que se consuma menos electricidad.

Hace casi una semana en  algunos Estados y países cambió la hora, es decir, se adelantaron una hora los relojes, de tal forma que podamos aprovechar más la luz del sol en los trabajos, en las labores personales y también con la familia. Al haber hecho esto, ha pensado en buscar la forma para aprovechar más el tiempo con su familia?

Si Usted se ha dado cuenta, el tiempo pasa tan rápido que en algunos momentos el día no alcanza para comer. Nuestras ocupaciones hacen que tengamos que levantarnos más temprano o acostarnos mucho mas tarde; por eso, cuando llegamos a la casa, nuestros hijos ya están dormidos, y después de unos cuantos meses ya no los reconocemos, porque no hemos estado al lado de ellos, en su etapa de crecimiento.

Padres, tratemos de buscar estrategias para estar más tiempo con la familia, tratemos de estar con ellos una hora más; comprometámonos a estar más temprano en la casa para jugar con los hijos, para dialogar con ellos, para abrazar a la esposa o esposo, para verlos crecer, para cenar en familia, para ver una película, para orar juntos, para hacer tantas cosas que se podrían realizar programando mejor nuestro horario.

Recuerde  que  el tiempo es oro “Remember that time is money” consejo que Benjamin Franklin dio a un joven comerciante y que nosotros podemos aplicarlo, no solamente en el trabajo, sino con aquellos que hacen que lo que realizamos tenga sentido y amor.

Hoy tenemos la posibilidad de estar con la familia, mañana  tal vez por situaciones del destino sea demasiado tarde para gozar de tal privilegio.
 
Para mas información, visite: www.iglesiasdomesticas.com

 

El Significado del Anillo Matrimonial

Es una tradición muy antigua ésta de intercambiar los contrayentes las argollas de  matrimonio; parece provenir del mundo germánico o de la tradición romana.  Generalmente ha sido la señal de que dos personas  están desposadas. Dentro de la tradición eclesial católica el anillo suele ser de oro, redondo y bendecido por el sacerdote; las tres características tienen cada una su significado.

Que sea de oro, el metal más precioso, denota el valor tan grande que tiene el compromiso matrimonial: significa nada menos que la alianza de Dios con su pueblo en el Antiguo Testamento, de Cristo con la iglesia  en el Nuevo Testamento.   De alianza, de unión de la pareja ya se viene insinuando desde la creación: precisamente el nombre Yhavé en hebreo (Yhwh)  -designado como el ‘tetragrammaton’-  reúne las raíces del  los nombres de  varón y mujer; al crear Dios  al varón y a la mujer “a su imagen y semejanza” se descompone el nombre de Yhavé para dar origen al nombre de  uno y otra;  cuando varón y mujer se unen en pareja recomponen de nuevo el nombre de Dios.  De ahí que  hoy digamos que la pareja humana es ‘sacramento’, es símbolo, de la alianza de Dios con la humanidad, de Cristo con su iglesia.

El anillo matrimonial debe ser redondo para expresar  eternidad, es decir que la pareja se une para siempre.  Tradicionalmente esta idea se ha expresado con el  término ‘indisolubilidad’, un vocablo con sabor jurídico, a causa del influjo que el derecho canónico ha tenido en la teología  matrimonial.   En la época moderna se prefiere hablar más bien de ‘fidelidad’, una palabra con neto sabor bíblico: Dios es fiel a su alianza con los hombres. La ‘indisolubilidad’ alude a una fuerza exterior que obliga a la unidad; la ‘fidelidad’, en cambio, hace referencia  a una fuerza interior del varón y de la mujer que los lleva por el amor que se profesan  a ser fieles uno al otro.  El amor, por su misma naturaleza,  es unitivo.

La tercera característica del anillo matrimonial es la bendición.   De la primera pareja en la historia de la humanidad –Adán y Eva- se dice que Yhavé fue el ‘padrino de boda’,  porque fue Él quien llevó a Eva hasta Adán.  Con razón que se diga que éste fue el primer matrimonio en la historia; por este motivo hoy se afirma que el matrimonio ya no es el último ‘sacramento’ en el ‘septenario’, sino el primero.  ¡!Qué mejor bendición para Adán y Eva que la presencia del mismo Dios en su boda de matrimonio!!.

 En la tradición de los pueblos se ha mantenido la costumbre de que sea el padre de familia, o el jefe de la tribu quien presida la celebración de una boda  matrimonial; todavía hoy entre nosotros se conserva esta tradición como para significar que una persona de autoridad es la que garantiza la seriedad de un tal compromiso;  en la tradición cristiana los padres de familia bendicen a sus hijos cuando salen de la casa para ir a casarse y en el templo los bendice el sacerdote que preside la boda. Más allá de la boda, son muchas las parejas que al cumplir años de boda, sobre todo al celebrar los 25, 50 o más años de matrimonio, solicitan la bendición de las argollas de matrimonio y de sus personas.  Es la fe sencilla del pueblo que, sin conocer quizás toda la historia del significado del anillo de matrimonio, intuyen algo sagrado en él.

Para más información, visite: www.iglesiasdomesticas.com

Las Tentaciones de Jesús en el hombre de hoy, tercera parte: Idolatría

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:

Idolatría: “Después el diablo lo llevó a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo: Todo esto te daré, si te postras y me adoras” (Mateo 4, 8-9)

Uno de los grandes males que aqueja la fe del cristiano-católico actual,  es divinizar todo aquello que está a su alrededor, confundiendo la acción sanadora y misericordiosa de Dios con actos que ciertos individuos realizan de manera teatral; haciendo que se distorsione la escencia de la fe y se caiga en la idolatría, tentación que Jesús superó de manera práctica, recordándonos que sólo a Dios adoraremos y le rendiremos culto a través del compartir, o sea en la Eucaristía, donde todos somos iguales (aunque algunos piensen lo contrario) y el pan es partido y compartido con amor.

Desde la fe no podemos distorsionar nuestra creencia; si usted tiene dudas en qué cree, entonces lo invito a que lea y trate de entender con la ayuda del sacerdote el “Credo de los apóstoles” de tal forma que usted comprenda los fundamentos por los cuales enfoca su fe en la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo), en la Virgen María, la Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón, la resurrección y la vida eterna. No se deje engañar por aquellos que utilizan la fe para hacerse ricos, curar enfermedades como si fueran chamanes con demostraciones acrobáticas o ritos extraños; no se deje engañar por aquellos que se creen santos y te tildan de pecador por cada acto que haces. Recuerde que Jesús no nos está señalando siempre con su dedo acusador; al contrario, él siempre está con su mano extendida ayudándonos, diciéndonos que nosotros somos importantes para él; que a pesar de nuestros errores, podemos cambiar y ser parte de su proyecto de vida que es el Reino de los Cielos.  Sólo nos pide una cosa: tener fe del tamaño de un grano pequeño y el nos asegura que podemos mover montañas.

No caigamos en la idolatría o en el eclecticismo de practicar y asistir a un sin número de rituales (horóscopos, cartas, lectura del tabaco, tarot, etc.) y mezclarlos con nuestras creencias católicas. Formemos a nuestros hijos con fundamentos sólidos y prácticos, que si están acompañados por el testimonio y el servicio, seguros que ésta tercera tentación estará vencida como lo hizo el Maestro en el desierto. 
Para mas información, visite: www.iglesiasdomesticas.com

 

Las Tentaciones de Jesús en el mundo de hoy, Segunda Parte: Poder

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:

Poder :“Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: “Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras” (Mateo 4,6)

Cuando uno piensa en el poder, necesariamente debe pensarse en que existen dos clases de personas, el que gobierna y el que es gobernado, el amo y el esclavo, el patrón y el empleado, el supervisor y el trabajador, el que está arriba y el que está abajo. Estas dos maneras de ser en la sociedad, en algunas familias están representadas en el padre que se cree la autoridad suprema porque es hombre, porque es el que lleva el cheque más grande, porque es el que paga ciertas deudas, porque es el que puede salir solo y llegar a la hora que quiere, porque es el que arregla los problemas a golpes, porque es el que supuestamente tiene el poder; y en la mujer que es todo lo contrario: es la que obedece a la autoridad de su marido macho, le entrega el cheque a su marido porque el de ella es menor, es la que paga ciertos gastos sencillos, es la que no puede salir sola ni compartir con sus amigas, es la que recibe los golpes para solucionar los problemas, es la que supuestamente está sometida al poder.     

Esta clase de poderes que se evidencian en algunas familias, llevan a formar hijos machistas y niñas sometidas a la autoridad, que gracias al ejemplo de sus padres garantizará que las siguientes generaciones continúen por este caminar. Por eso, es importante que el poder en la familia esté entendido como responsabilidad de padre y madre; debe estar entendido con normas claras que surgen del diálogo y el compromiso, debe ser entendido como un mecanismo de crecimiento, de corrección fraterna y de amor incondicional. El poder en la familia está unido al testimonio de los padres, que a través de sus actos forman, llevando a la práctica la siguiente frase: “dime cómo formas a tu hijos, y te diré cómo son ellos”.

Padres, Jesús frente a ésta prueba, le recomienda a Satanás no tentar a Dios, no abusar del poder, no imponer a la fuerza la norma. Por ello, estamos a tiempo de ser la gran alternativa para cambiar y ser mejores padres, ya que  nuestros hijos lo necesitan.

Próximo miércoles, la tentación de la idolatría.
 
Para mas información, visite: www.iglesiasdomesticas.com

 

Las Tentaciones de Jesús en el mundo de hoy, Primera Parte: Materialismo

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:
Materialismo :”Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.” (Mateo 4,3)
La gran mayoría de los hispanos  que llegamos a este país, carecíamos  de recursos que son importantes como medio para llevar una vida cómoda y digna: tener una casa donde vivir, tener un carro para transportarnos, tener tarjetas de crédito para comprar, tener ciertos lujos o gustos que podemos adquirir sin ningún problema, tener la posibilidad de irnos de vacaciones, tener….            El problema del verbo tener es cuando deja de ser un recurso y pasa a ser un deseo materialista por tener la mejor casa del vecindario, por tener el mejor carro último modelo, tener todas las tarjetas de crédito posibles para  comprar todo lo que hay en las tiendas e irnos de vacaciones a otro planeta. Esto es materialismo, cuando quieres convertir las piedras en panes, cuando quieres alcanzar todos tus caprichos, asi el cheque de la semana no alcance ni para los servicios de  tu casa o la gasolina de tu carro modelo 2013; a esto Jesús dice: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”
Frente a este materialismo exagerado que hace parte de nuestra vida cotidiana, es importante que pensemos por un momento o por más tiempo como lo hizo el maestro en el desierto. En qué invierto mi dinero?, qué hay en mi casa que me es útil o inútil?, soy un comprador impulsivo cuando estoy en una tienda o frente al carro de mis sueños? quiero convertir todas la piedras (deseos) en panes(realidades)?
Es el tiempo ideal para que reflexionemos esta primera tentación, de tal manera que podamos no solamente vivir con lo básico, sino también con cada palabra buena que sale de la boca de Dios. Como padres de familia, eduquemos a nuestros hijos en todo aquello que se puede y no se puede tener, asi estemos en el pais de las oportunidades.
Próximo miércoles, la tentación del poder.
Para mas información, visite: www.iglesiasdomesticas.com

 

Como vivir la cuaresma en familia?

Ayer, miércoles de ceniza, muchos de nosotros acudimos a la Parroquia, para recibir de parte del Sacerdote ó del Ministro encargado, la imposición de la Santa Ceniza en la frente; así la Iglesia Universal nos recuerda, que somos polvo y en polvo nos convertiremos después de dejar este mundo. A su vez, el calendario litúrgico nos indicó el comienzo de la cuaresma, que en términos prácticos, fueron los cuarenta dias que Jesús pasó en el desierto donde fue tentado por el diablo (Mateo 4,1-11).

            Ese día, muchos católicos asistimos a este acto religioso. Esperamos que Usted haya tenido la total claridad de lo que hizo, es decir: ¿Conoce  el compromiso que asumió después de  colocarse la ceniza en su frente?  ¿Sabe  que como padre de familia, en este tiempo, tiene la misión de cambiar radicalmente, aquello que no lo deja ser una persona coherente en sus actos?, ¿Sabe cómo vivir este tiempo de cuaresma en familia?

            Padres de familia este es el tiempo perfecto, para realizar sacrificios que podrían ayudarnos a liberarnos de las cadenas que nos han mantenido presos. Es el tiempo de liberarse de las cadenas llamadas adicciones (cigarrillo, alcohol, drogas, juegos de azar, etc.) de las cadenas llamadas orgullo, prepotencia, falta de compromiso con su parroquia, indiferencia con el prójimo; de la cadena llamada infidelidad, de la falta de amor por su familia; de la cadena llamada apego a lo material, compras innecesarias, etc. De la cadena llamada desperdicio del tiempo (de la televisión, redes sociales, etc.)

            La señal de la cruz que llevamos ayer en la frente durante el miércoles de ceniza, indicó que se ha comprometido con Dios, con la Iglesia, con  su comunidad, y lo más importante, con su familia; compromiso que nos conducirá a cambiar en cuarenta días, actitudes negativas por actos buenos y generosos. Usted padre de familia hará un pacto con sus seres queridos, para no volver hacer aquello que la conciencia le ha dicho: ¡no es lo correcto!.

            No va a ser fácil, porque así como el diablo tentó tres veces a Jesús él nos va a tentar mucho más,  para que no cumplamos con el compromiso.  Todo depende de la capacidad de sacrificio y amor que tengas para con los tuyos. Da por hecho, que los tuyos te lo agradecerán; vale la pena, ¡anímate no es tarde!
 
Para mas información, visite: www.iglesiasdomesticas.com

La Indiferencia entre los esposos

Cuenta un esposo: mi esposa convive conmigo en un reservado silencio, un silencio del cual yo me siento culpable, Compartiendo el mismo techo, me volví radicalmente indiferente hacia ella, con actitudes en las que me he implicado personalmente en nuestra relación. Me he comportado como un extraño que decía quererla, aunque la tratara como objeto. En la hondura de mi intimidad, bien sé que mi esposa no me ha sido realmente indiferente; mi actitud ha sido más bien fingida, simulada. Ahora me pregunto: cómo puede alguien sentirse indiferente ante la persona a la que supuestamente quiere?.

Me doy cuenta de que cometimos el error de los que viven un corto noviazgo sin tiempo para conocerse mejor, y en este limitado espacio se ve solo lo valioso en el otro, mientras permanecen ciegos a sus defectos que, como cualquier ser humano tiene, y que en los primeros años de vida conyugal empiezan a emerger y a ponerse de manifiesto. Creíamos que estar enamorados era suficiente para consentir a la celebración del matrimonio

Son varios los factores que pueden generar esta situación de indiferencia: un primer factor es creer que el amor es algo mágico… No. El amor humano, máxime el amor conyugal, es algo muy personal que surge del fondo del corazón de cada uno de los enamorados; es un amor que exige ser cultivado como una planta delicada, porque el amor que no crece, decrece y muere. El amor conyugal no es tan simple como se lo imaginan; los psicólogos hablan de los tres ingredientes del amor conyugal: pasión por parte del varón, afecto por parte de la mujer y el compromiso por parte de ambos; es lo que llaman la “triangularidad del amor.

Dentro de los factores sociológicos, sugeridos por G. Pastor, sociólogo español, están la edad, la religión, la cultura, el carácter, la raza, los hobys…, caracteres estos que auguran una buena amalgama en la vida de pareja. Ya la S. Escritura alude al “llegar a ser una sola carne”; tres verbos en futuro pone de presente el Génesis: el varón dejará a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y se harán los dos una sola carne”. Refiriéndose a esta amalgama del ‘una sola carne’, S. Juan Crisóstomo la compara con la mezcla de aceite y perfume; y Sto., Tomás de Aquino la identifica con la licuefacción de dos lingotes de oro en el crisol.

La vida conyugal es un proceso que se inicia con el enamoramiento, la elección del otro(a), el compromiso mutuo y el proyecto común; se trata de un proyecto en que unen los pareceres de ambos, junto con la visión que cada uno tiene de la vida futura que añoran, para caminar en la misma dirección. De aquí que los esposos deben vivir el tiempo con visión de futuro en el presente de cada día; es un error mayúsculo quedarse anclados en el pasado, añorando las cosa pasadas y guardando recuerdos ingratos; a nadie le agrada que le estén recordando un pasado negativo.

 

La vida conyugal se teje diariamente con mil detalles, tal vez sencillos pero efectivos para construir una relación auténtica de personas humanas y de cónyuges: el saludo, la sonrisa, el abrazo, un servicio, una caricia, un beso, el buen humor, traerle a ella un ramo de flores, recordar la fecha del cumpleaños, de la boda, admirar el cambio de peinado de ella, el estrén de vestido, etc. En cuestión de detalles los varones somos escasos, tacaños; las mujeres son más dadas al detalle. A veces la falta de un detalle puede ser considerada como indiferencia.

Si los cónyuges en el matrimonio, mutua y recíprocamente no contribuyen a reconocer e incrementar el valor que hay en el otro(a) y en sí mismo, ninguno de los dos puede crecer. Por esta razón, sin la comunicación, el matrimonio no puede caminar hacia adelante en la realización del proyecto común de pareja.

A propósito de ‘comunicación’, es importante tener presente los factores que bloquean la comunicación entre esposos: sean las expresiones verbales, como también las no verbales que damos con simples gestos. De verdad que la indiferencia termina siendo un asesino silencioso de la vida conyugal; la indiferencia lleva a la rutina en la vida matrimonial y ésta a perder el sentido auténtico de un buen matrimonio, de un matrimonio feliz.
 
Para mas información, visite: www.iglesiasdomesticas.com